El Abasto, una zona que promete y cumple. No te pierdas esta nota de Mercado Libre con la mención del proyecto Abasto Block como una de las oportunidades inmobiliarias de la calles que rodean al Shopping Abasto.

Las oportunidades del Abasto

El barrio Balvanera está cada vez más en la mira de desarrolladores inmobiliarios. Cómo el shopping Abasto revalorizó la zona. Foco en jóvenes y turistas.

Cada uno de los 48 barrios en los que está dividida la Ciudad de Buenos Aires tiene sus características urbanas, demográficas y comerciales. Algunas zonas se desarrollaron hace muchos años mientras que otras todavía están en pleno crecimiento, como sucede en el sur con Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya, por poner algunos casos. Hay veces, sin embargo, que la expansión de un lugar se da a partir de un hito. Puede ser un gran edificio corporativo, una avenida comercial o la llegada de una estación del subte. O, como sucedió con Balvanera, fue un shopping el que lo convirtió en uno de los barrios que más creció demográficamente a comienzos del nuevo mileno. Y todavía presenta muchas oportunidades para desarrolladoras e interesados en comprar una vivienda.

El histórico Abasto era un mercado de frutas y verduras en plena avenida Corrientes. Cada día recibía a miles de personas que realizaban allí sus cotidianas compras. Pero cerró sus puertas en 1984, cuando todas sus operaciones fueron trasladadas al nuevo Mercado Central de Buenos Aires en Tapiales. Además, en la Ciudad estaban en pleno auge los supermercados y las grandes tiendas.

Así estuvo durante casi 15 años, hasta que en 1998 el Grupo IRSA inauguró el actual shopping Abasto. Y fue precisamente ese hito el que fue reposicionando a Balvanera como barrio.

Cambio de estilo

“Desde la llegada del centro comercial a la zona del Abasto, lo que lo rodea comenzó a crecer fuertemente y a posicionarse entre un público que busca vivir en un barrio nuevo pero bien conectado al centro, con el subte a metros de distancia y lindero a barrios consolidados como Palermo y Barrio Norte. Apareció entonces una gran oportunidad. Era una zona relegada, abandonada, y con muchas viviendas ocupadas. De a poco se fue transformando en una zona joven, turística, dinámica y con un núcleo indiscutible que es el shopping Abasto en su corazón. La zona aún no llegó a su techo, sigue prometiendo porque hay mucho por hacer aún pero las apuestas de desarrolladoras siguen sumando muchos metros, y con una tierra con costos aún acotados, sigue siendo atractiva la zona”, explica Hernán Siwacki, socio gerente de Capital Brokers, que está desarrollando Abasto Block, un proyecto en Gallo y Guardia Vieja.

“Es también muy interesante la conectividad que tiene la zona, con muchas líneas de colectivo y el subte como principal protagonista que es una variable muy valorada. En pocos minutos uno puede estar en pleno centro de la Ciudad. Además, está el corredor Corrientes que también convoca mucho, con toda su movida nocturna, de teatros y restaurantes”, agrega Siwacki.

Como toda zona nueva, el Abasto está definiendo su estilo. Muchos jóvenes del interior, y también extranjeros, deciden vivir en este barrio donde un alquiler promedio, para un dos ambientes, va de los $ 5.800 a $ 9.500, mientras que un tres ambientes empieza en los $ 8.500 y puede alcanzar los $ 13.500.

Siwacki, a la hora de definir el público al que apunta con Abasto Block, asegura que el target del barrio es “de gente joven, estudiantes, familias jóvenes que están creciendo y buscan estar bien conectadas, con buenos accesos, pero en un barrio con costos de ingreso más accesibles”.

Emprendimientos a medida

Son varios los emprendimientos que están desembarcando en la zona. En general son proyectos de unidades chicas, de uno y dos ambientes, en edificios con amenities. Sin embargo, ya se están empezando a ver algunos que suman unidades más grandes, de tres y cuatro ambientes, para familias de la zona que necesitan crecer y sumar metros pero que al ver que su barrio crece y mejora no desean irse. Incluso existen proyectos que recién se lanzan que están adecuando algunas tipologías a este tipo de público.

El crédito hipotecario también está permitiendo un mayor dinamismo en el barrio. “Cuando se lanza un proyecto de pozo en general, y más en los últimos años de nuestro mercado, el público inversor le gana al público final. Sin embargo, esta ecuación está cambiando, no sólo en el Abasto sino que me parece que es algo más general. Gracias a la vuelta del crédito estamos teniendo muchas consultas en la zona de usuarios finales que buscan unidades para vivir. Si se consolida el anuncio de los créditos durante la construcción seguramente recibiremos aún más público de vivienda final. Pero, al hablar de una zona de perfil turístico, también existen inversores que buscan unidades para renta temporaria en la zona, aunque en menor”, concluye Hernán Siwacki.

Fuente: Blog de Noticias de Mercado Libre.

Link a la nota: https://ideas.mercadolibre.com/ar/inmuebles/las-oportunidades-del-abasto/